Esku hartze inperialista eta krisi politikoa Ukrainan

Mundu mailako krisia okertzeak potentzia inperialisten arteko talka areagotu du beren eragin eremua mantendu eta handiagotzeko. Egoera hau dago Ukrainako gertakarien atzean. Inperialismo europarra, eta bereziki burgesia alemaniarra, errusiar oligarkia kapitalistarekin lehiatzen ari da ukrainar merkatu estrategikoa kontrolatzeko.

 

¡Los trabajadores y la juventud ucrania deben levantar un programa revolucionario de clase e internacionalista!

barricadas_kievLa gravedad de la crisis económica mundial está exacerbando con fuerza los enfrentamientos entre las potencias imperialistas para mantener bajo su dominio viejas esferas de influencia y ganar nuevos mercados. Esta situación está detrás, precisamente, de los acontecimientos que sacuden Ucrania. El imperialismo europeo, y más específicamente la burguesía alemana, disputan a la oligarquía capitalista rusa el control del estratégico mercado ucraniano.

En el último periodo, la respuesta del régimen capitalista de Putin ante la pérdida creciente de influencia sobre los países del Este de Europa y para contener la penetración del imperialismo occidental en territorios estratégicos para el capital ruso (como el Caucaso y las antiguas repúblicas que integraban parte de la URSS) ha sido la creación de la Unión Aduanera. Con ella, el imperialismo ruso trata de establecer una “Unión Económica Euroasíatica”, un mercado común alternativo a la Unión Europea, bajo su hegemonía. Por ahora la Unión Aduanera (UA) está compuesta por Rusia, Bielorrusia, Kazajistán y recientemente Armenia, un agrupamiento claramente insuficiente para los intereses del imperialismo ruso, de ahí que Putin se haya marcado como objetivo lograr la integración de Ucrania en la UA en 2015.

La estrategia de Putin y la oligarquía rusa ha chocado frontalmente con el imperialismo alemán. Ucrania es una zona de expansión fundamental para los capitalistas germanos, que ya han convertido los antiguos países del Este (Polonia, Hungría, Rumania, Eslovaquia, la República Checa, además de los territorios en los que se desintegró la antigua Yugoslavia), en sus colonias económicas y políticas. La penetración de la burguesía alemana en Ucrania viene de lejos, y sus conexiones con los capitalistas y la oligarquía ucraniana más pro-occidental, cuyos representantes políticos lideran la oposición al gobierno actual, son muy notorios. Desde hacía siete años venían preparando un acuerdo de libre comercio entre Ucrania y la UE, convenio que debería haberse firmado en Noviembre de 2013 pero que el presidente ucraniano pro-ruso, Yanukovich, se negó a ratificar en el último momento.

La oposición pro-occidental intenta aprovechar el descontento social

La renuncia al tratado llevó a la oposición a impulsar movilizaciones de masas —unas doscientas mil personas— a mediados del mes de noviembre en Kiev, inflamadas desde un primer momento por Alemania y la UE por los jugosos negocios que se vislumbran, a costa de las condiciones de vida de los ucranianos, de firmarse el acuerdo.

Sin embargo, el motivo por el que esta protesta se convirtió en un verdadero estallido social, en el que no sólo participan personas afines a la oposición —tan corrupta como el gobierno—, fue la represión gubernamental desatada el 30 de noviembre; cuando ya no eran centenares, sino unas decenas de miles de personas las que volvían a salir a la calle exigiendo la firma del tratado con la UE; en esta ocasión se encontraron con la brutalidad gubernamental en estado puro. Los más de 100 heridos y las imágenes de la salvaje actuación policial, lograron que el sábado 1 de Diciembre salieran a las calles más de 350.000 personas en Kiev. En ese momento la ocupación de plazas y nuevas movilizaciones se extendieron por otras ciudades del país.

Un aspecto muy significativo en estas movilizaciones fue que las reivindicaciones, más que centrarse en la firma del acuerdo con la UE, iban en la línea de denunciar la represión, la situación de crisis económica que asola todo el país y la corrupción cada vez más sistemática y evidente dentro del gobierno y sus allegados. Obviamente, el enfoque que tanto la oposición como la propaganda de la UE tratan de transmitir es que la movilización es el reflejo de la voluntad unánime de la población para lograr la firma del acuerdo y poco más. Tratan de crear una atmósfera proclive en la opinión pública de Europa a lo que está siendo una descarada intervención imperialista.

manifestacion_pro_yanukovichLa oposición a Yanukovich insiste machaconamente en que la firma acabará con los graves problemas económicos del país. Nada dicen de que este convenio no supondrá el ingreso de Ucrania en la UE; que no habrá compensaciones económicas por los desajustes y la competencia desfavorable a la que se tendrán que someter frente a las exportaciones europeas, y mucho menos de la imposibilidad de comerciar una importante parte de sus productos alimentarios en la UE, por no haberse adecuado todavía a los estándares que la Unión Europea exige.

El impacto económico que el Gobierno de Yanukovich había estimado que acarrearía la firma sería tan brutal, que exigieron una ayuda de la UE de 160.000 millones de euros para poder asegurar la estabilidad económica del país y afrontar la decadente situación financiera que asola Ucrania. Desde la UE se le contestó con la oferta de una ayuda de 1.000 millones en 7 años. Tal es la catastrófica situación de la economía ucraniana que, con intermediación de la UE, el FMI ya había concedido un crédito de 15.000 millones de dólares al país, de los cuáles actualmente sólo se han liberado un 20%, moneda de cambio que también quería usar Yanukovich antes de firmar nada pidiendo que se abriese la mano al resto del montante. En este caso la respuesta recibida fue que para eso era necesario “reducir el déficit presupuestario, limitar el papel del Estado en la economía y abrir el mercado interior a los productos europeos”. Es decir: recortes, congelación salarial, subidas de las tasas de gas hasta el 40%, privatizar servicios públicos, y permitir que el juego del dumping[1] entrase en escena. Una forma descarada de desestabilizar al gobierno y provocar la llegada de uno pro-europeista que asegurase con más garantías el nuevo mercado a explotar.

La respuesta del imperialismo ruso

putin_merkel1A través de Ucrania pasa más del 80% del gas ruso que importa la Unión Europea, además de ser el puerto de Sebastopol el que da a Rusia acceso al Mar Negro y desde ahí al Mediterráneo. Por todo esto y por suponer un mercado de 44 millones de habitantes, Rusia ha respondido a las presiones imperialistas de occidente, y sobre todo de Alemania, de manera contundente, en una combinación de la táctica del palo y la zanahoria. El palo: si se firmaba el acuerdo, amenazaba con cerrar el gas a Ucrania, y por tanto a una parte significativa de la UE; exigiría el pago atrasado desde el mes de agosto de 882 millones de dólares por el gas recibido; restringiría la importación de alimentos ucranios, la cancelación de las cuotas de suministro de tubos metálicos sin aranceles para el transporte de hidrocarburos y modificaría la normativa aduanera. La zanahoria: si no se firmaba el acuerdo y se mantenían los acuerdos con Rusia, Putin se comprometía a invertir 15.000 millones de dólares en bonos del Estado, de los cuales ya ha hecho efectivos 3.000 millones, reduciría en cerca de la mitad el precio por la exportación del gas, y comprometía su apoyo para las inminentes elecciones presidenciales al actual presidente.

La extrema derecha gana posiciones en el frente opositor

En las calles de Kiev, la oposición trata de aprovecharse del enorme descontento social. La situación de extrema tensión ha vivido un claro recrudecimiento en la última semana, donde los tradicionales partidos de la oposición pro-europeistas, Batkivshina (Patria) y UDAR (Golpe) han ido perdiendo su influencia en las acciones callejeras frente a otras organizaciones de corte abiertamente fascista como Svoboda (Libertad).

Svoboda se reclama heredera de los fascistas ucranios que lucharon del lado de Hitler en la Segunda Guerra Mundial exterminando judíos, polacos y comunistas mientras duró la ocupación de Ucrania por el ejército nazi. De estos elementos poco o nada se habla en la prensa internacional, cuando son los que han jugado un papel más activo en la ocupación del Ayuntamiento de Kiev desde el día 1 de Diciembre, los que derribaron la estatua de Lenin también en Kiev, designados en las crónicas internacionales como “jóvenes manifestantes pro-europeos”, o los que parapetados y pertrechados militarmente se enfrentan a las fuerzas policiales del régimen.

El desarrollo de este y otros grupos similares se ha alimentado por los discursos y la participación, en las mismas calles de Kiev, de diferentes “estrellas políticas” de la escena internacional. Distinguidos políticos occidentales que han llamado una y otra vez a derrocar al gobierno y a mantener la movilización insistiendo en la necesidad de cerrar el acuerdo con al UE. Los personajes que se han dejado ver o se han dirigido directamente a los manifestantes van desde el senador republicano de Estados Unidos John McCain, a diferentes eurodiputados del Partido Popular o el mismísimo ministro de Relaciones Exteriores de Alemania.

Un programa de clase, revolucionario e internacionalista

ucrania_crisis_barricadaLos enfrentamientos en las calles de Kiev se han hecho cada vez más duros, dando un nuevo salto tras la muerte de manifestantes por armas de fuego. La represión policial se ha mostrado impotente, pues el descontento social con el gobierno, que tiene una base real y de la que se beneficia una oposición prooccidental que no tiene otra alternativa que más capitalismo, se extiende a nuevas localidades con la ocupación de edificios gubernamentales. Dando un paso más,  la oposición anunció el miércoles 22 de enero la creación de una Rada Popular, un nuevo parlamento formado por diputados de toda la oposición.

¿Cuáles son las perspectivas inmediatas? Es difícil contestar rotundamente a este interrogante. Está claro que Putin no se quedará con los brazos cruzados. No puede aceptar sin más que Ucrania pase al bloque alemán, como ocurrió hace una década y media con Europa del Este y los territorios de la antigua Yugoslavia. Ucrania es un mercado fundamental y estratégico para  burguesía rusa. De hecho está moviendo sus fichas en las zonas del sur y el este de Ucrania, ruso-hablantes, donde los gobiernos regionales en Odessa o la península de Crimen, han lanzado duros ataques contra la oposición pro-occidental apelando al gobierno a utilizar “las medidas adecuadas a la amenaza” surgida para la “seguridad nacional”.

El riesgo de que la situación acabe deslizándose hacía un enfrentamiento abiertamente militar, un auténtico crimen contra la población, es algo que ya ha sido destacado en diferentes medios de comunicación occidentales, cuando se habla de que “lo que está en peligro es la propia unidad del país”, que los “líderes de la oposición no pueden controlar los asaltos de los radicales”, o en las “diplomáticas” palabras del embajador de la UE en Kiev con sus peticiones de no exacerbar una situación “que ya de por sí es difícil y peligrosa”.

Debido a la escalada cada vez mayor en la confrontación, los mismos que han creado el incendio se apresuran a tratar de apagarlo antes de que se les vaya de las manos. Los líderes de la oposición hacen llamamientos a que no se tomen nuevos edificios y se abandonen la mayoría de ellos. El ministro de exteriores ruso hace solemnes declaraciones en las que asegura que Rusia no quiere “apoyar las declaraciones provocadoras sobre una división de Ucrania”; y mientras tanto, Yanukovich acepta el cese de todo su gobierno al completo y permite la retirada de las leyes represivas aprobadas hace una semana para intentar ganar tiempo y que se calme la situación mostrando, sin embargo, la debilidad del régimen y su desgaste creciente.

Los trabajadores y la juventud de Ucrania deben levantar su propio programa de clase, revolucionario e internacionalista. La alternativa que ofrece la UE y Alemania ya se conoce: más paro, más miseria, bajos salarios, degradación social, envuelta en la bandera de la “democracia”. De triunfar esta solución, los grandes monopolios alemanes y la banca internacional se convertirán en el amo que esclavizará aún más a la población ucrania. Pero Putin y su régimen neozarista no son ninguna alternativa. No hay el más mínimo sentido progresista a las medidas privatizadoras y autoritarias del Estado burgués ruso que encabeza Putin;  su política exterior no es más que una continuación de su política interior. No, aquí no cabe apelar a la “geoestrategia”, al “enemigo de mi enemigo es mi amigo”. ¡Ningún apoyo a la oposición pro-occidental, ni al régimen podrido de Yanukovich! ¡Por la renacionalización de toda la economía de Ucrania bajo el control democrático de los trabajadores! ¡Por la formación de comités obreros en las fábricas y las ciudades, con un programa revolucionario e internacionalista, apelando a la solidaridad de clase de los trabajadores rusos y de Europa! ¡Combatir a las organizaciones fascistas ucranias con la organización de los trabajadores y la juventud! ¡Por el socialismo internacional!

 


[1] Práctica mediante la que una empresa establece un precio inferior de venta al coste de producción que tiene, y por debajo de los de sus competidores en el país de destino, sacando del mercado a la empresa local.

Informazio gehigarria